¿Somos más bien reactivos? (Patologías organizacionales: Sarampión)

El sarampión es una enfermedad infecciosa, causada por un virus y muy contagiosa. Se puede pensar que estamos en camino de erradicarla gracias a la vacuna pero en los últimos años se ha dado un crecimiento en los niños contagiados. Es una enfermedad que puede llegar a ser grave e incluso mortal, por lo que las autoridades de salud de algunos países, insisten en la importancia de ponerse la vacuna, es decir: prevenir.

 

Entre otros síntomas, se encuentra el sarpullido: empieza en el rostro y en pocos días se esparce por brazos, tronco, muslos, pantorrillas y pies, es decir: en todo el cuerpo. Y una persona con sarampión, puede propagar el virus a otras personas durante más de una semana.

 

 

Sarampión en la empresa

Ahora piensa en el cuadro antes descrito pero en tu organización, y que el virus es la actitud reactiva: Es muy contagioso, se esparce rápido a todo el cuerpo de la empresa, y puede ser realmente grave para la misma.

 

Cuando hay alguien reactivo, es muy fácil que el resto de sus compañeros y equipo de trabajo, también lo sean pues se va aceptando como una postura válida y aceptada.

 

¿Y cuáles son los síntomas que presenta alguien reactivo?

  • Se queja mucho.
  • Busca culpables.
  • Se percibe como víctima de las circunstancias.
  • No asume la responsabilidad de las consecuencias de sus actos.
  • Le cuesta trabajo tomar decisiones.
  • No se ve como parte de las soluciones.
  • Cree en la mala suerte.
  • Se limita a hacer lo mínimo que su puesto requiere.

 

 

Pero el panorama no es negro: así como hay una vacuna para evitar el sarampión, también en las empresas podemos ser preventivos e identificar cuando alguien empieza con actitudes como las antes mencionadas.

 

Vacuna

¿Qué puede hacer el líder para vacunar a su equipo?

  • Delegar toma de decisiones.
  • Capitalizar errores en aprendizajes.
  • Fomentar la proactividad como comportamiento esperado.
  • Realizar sesiones de análisis grupal ante los problemas para encontrar soluciones.
  • Ante las quejas, pedir se generen posibles soluciones.

 

Por: Mónica Huacuja

LEAVE REPLY

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.