Prepárate para innovar: Cómo superar la brecha (Serie: INNOVAR O MORIR)

Las crisis enfocan la mente, y la pandemia del COVID-19 concentró la atención de los líderes, sobre todo de los directivos, en una serie de problemas críticos. En primer lugar, los costos, y muy pronto observaron otras necesidades más amplias que afectan el futuro de sus empresas, como la resiliencia, la transformación digital y la relevancia del cliente. No sorprende que en 2020 la innovación ascendiera rápidamente en la lista de prioridades de la alta dirección.

Los directores ejecutivos están aumentando los esfuerzos y la inversión de sus empresas, reconociendo que el poder de la innovación para impulsar la resiliencia e impulsar la ventaja competitiva es más importante que nunca. Sin embargo, vemos el riesgo de que sus esperanzas no se hagan realidad porque sus empresas no están preparadas. Todavía tienen que desarrollar la capacidad sistémica (los procesos y capacidades subyacentes que impulsan la innovación) para transformar aspiraciones ambiciosas en resultados reales.

La buena noticia es que las empresas pueden enfrentar el desafío y mejorar radicalmente esta preparación para ser innovadoras, pero no simplemente dedicando más presupuesto o talento a los programas existentes. Diversas investigaciones indican que, en la mayoría de los casos, unos pocos cambios específicos en la estrategia, el diseño del modelo operativo y las capacidades organizacionales pueden generar beneficios significativos.

El informe de las empresas más innovadoras de este año analiza lo que llamamos la brecha de preparación para la innovación. Analizamos los factores que contribuyen a la brecha y consideramos las medidas que las empresas pueden adoptar para abordarlos.

¿Listos para comprometerse?

La pandemia claramente aceleró las tendencias en curso para algunas empresas y reorganizó las prioridades para otras. Una encuesta realizada en 2021 con 1,500 ejecutivos de innovación global encontró que, para la mayoría, la experiencia del COVID-19 ha puesto de relieve la importancia crítica de la innovación. La encuesta de este año mostró un aumento de 10 puntos porcentuales, hasta el 75 %, en los ejecutivos que informaron que la innovación es una de las tres prioridades principales en sus empresas. Un tercio de ellos lo señalan como la prioridad número uno. Los resultados fueron consistentes en todas las industrias y regiones geográficas.

Este mayor énfasis se ha traducido en mayores asignaciones presupuestarias. Más del 60% de las empresas planean impulsar la inversión en innovación, un tercio de ellas de manera significativa. Este hallazgo es cierto en las industrias más afectadas (el 58% de las empresas en industrias como viajes y turismo y transporte planean aumentar su gasto en innovación, el 18% significativamente) y en industrias que enfrentan menos adversidad, como la farmacéutica y la de software (64% planea aumentar su inversión en innovación, 20% significativamente). Casi la mitad de todas las empresas (49%) califican como innovadores comprometidos; es decir, identificaron la innovación como una de las tres principales prioridades estratégicas de su CEO y han respaldado esta ambición con inversiones proporcionales en el tema.

Pero el compromiso y la inversión por sí solos no son suficientes para garantizar el éxito. Además, las empresas deben estar preparadas para lograr un retorno de la inversión en innovación, lo que significa un sistema de innovación bien ajustado que pueda transformar las buenas intenciones en valor real. Las empresas que están comprometidas y preparadas tienen hasta cuatro veces más probabilidades que las que no lo están de generar una mayor proporción de ventas a partir de nuevos productos, servicios y modelos de negocio.

Fuente:

https://www.gestiopolis.com/medicion-y-desarrollo-de-las-competencias-laborales/

 

 

 

LEAVE REPLY

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.