Costos de no moverse a tiempo (Patologías organizacionales: Calambres)

De acuerdo a la Clínica Mayo, un calambre muscular es definido como una contracción repentina e involuntaria de uno o más músculos y pueden causar dolor intenso. Aunque por lo general son inofensivos, los calambres musculares pueden imposibilitar temporalmente el uso del músculo afectado. Los períodos prolongados de ejercicio o de trabajo físico, pueden provocar calambres musculares.

 

oo 0 oo

 

Si hablamos de patologías organizacionales, a las empresas también les pueden dar calambres: después de períodos de mucha actividad, productividad y/o innovación, se puede caer en un estado de inmobilidad que retrae esa tendencia de alta energía, y conlleva a la inmovilidad.

 

Pero a diferencia del cuerpo humano, en las empresas sí es predecible, y el dolor no es de minutos pues puede llegar a extremos por la falta de movimiento y sinergias y que lleven a la organización incluso a dejar de existir.

 

Y para ejemplificar lo anterior, veamos el ejemplo de tres empresas que no supieron adaptarse al cambio y las terribles consecuencias que tuvieron que pagar:

 

 

KODAK

¿Qué era? La centenaria empresa de estadounidense dominó el mercado de películas fotográficas durante prácticamente todo el siglo XX. Fue precursor de grandes avances técnicos en cámaras fotográficas, y acercó el mundo de la imagen a los usuarios corrientes.

¿Qué hizo mal? Pese a que Kodak fue uno de los primeros fabricantes de cámaras digitales, no apostó por ese formato hasta que fue demasiado tarde, temiendo que la ausencia de carrete en estas nuevas cámaras perjudicara su negocio de película fotográfica. Esa tardanza en adaptarse propició la oportunidad para que compañías como Sony, Nikon o Canon, se hicieran con una gran cuota del mercado digital, algo de lo que Kodak nunca pudo recuperarse.

 

SEGA

¿Qué era? Una de las más grandes compañías de videojuegos de la historia. Durante años la compañía japonesa ofreció consolas increíbles y juegos que se convirtieron en clásicos.

¿Qué hizo mal? En 1994 lanzó su consola de 32 bits, la Sega Saturn. Pese a la gran acogida que tuvo en Japón, la Saturn tuvo unas ventas menores en el resto del mundo. ¿La razón?, la llegada de la Sony Playstation y decisiones equivocadas en cuanto al hardware. La Saturn era una buena consola, pero era demasiado difícil programar para ella (debido a sus dos procesadores) con lo que la Playstation le acabó por robar a los usuarios. Para enmendar su error, en 1999 Sega sacó la que probablemente fue su mejor consola, la Dreamcast pero pese a vender 36 millones de unidades, tampoco funcionó. La fama que había ganado Sony con su Playstation hizo imposible remontar a tiempo y en 2001 la compañía anunció oficialmente que renunciaba a seguir fabricando consolas para dedicarse en exclusiva al software.

 

NOKIA

¿Qué era? La compañía de telefonía finlandesa fue la clara dominante del mercado en los años noventa, consiguiendo hacer de los teléfonos móviles un dispositivo para todo el mundo, alejándolo de la imagen elitista que tenían estos productos gracias a la combinación de calidad y buen precio. Nokia junto con otras empresas creó Symbian, un sistema operativo para teléfonos celulares que funcionó perfectamente durante años, gracias a su poco consumo de recursos y su adaptabilidad a diferentes terminales.

¿Qué hizo mal? Con la llegada de los ‘smartphones’ todo cambió. Apple presentó su iPhone y Google lanzó Android. El éxito de estos dos sistemas fue inmediato. Nokia sin embargo siguió apostando por una versión más moderna de Symbian, que pese a que funcionaba bien en móviles de gama media y baja, no era suficiente para los potentes dispositivos táctiles que estaban por venir. Nokia sigue siendo el referente de los dispositivos de gama media-baja, pero su falta de reacción en un mercado en constante cambio es ya paradigmático.

 

 

 

Estos ejemplos son de empresas que en su mejor momento eran consideradas unos gigantes en sus respectivas industrias, pero como vemos, esto no fue suficiente para revertir las consecuencias de no moverse a tiempo. Así que pongamos atención a lo que sucede alrededor de nuestras empresas, cuáles son las tendencias del mercado, cómo la digitalización está transformando la manera de hacer negocios, qué podemos ofrecer a los clientes del futuro. Para las organizaciones, los calambres sí son prevenibles.

 

Por: Mónica Huacuja

 

 

Referencias:

https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/muscle-cramp/symptoms-causes/syc-20350820

https://www.lainformacion.com/economia-negocios-y-finanzas/cinco-grandes-empresas-que-no-supieron-adaptarse-a-su-tiempo-y-fracasaron_kFBOn074c8Bdi2riOwi596/

LEAVE REPLY

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.