Cómo asegurar que la capacitación sea una inversión, jamás una pérdida (servicios elhu consulting)

Realmente son pocas las empresas que no tienen un presupuesto y área de capacitación, los cuales se espera agreguen valor a la estrategia de la compañía a través de un talento cada vez más entrenado en las distintas áreas estratégicas.

 

La verdad es que muchas veces se tiene la sensación de que los programas de entrenamiento son más una pérdida que una inversión. Y si bien los colaboradores (sobre todo las generaciones millennial y centennial) pueden priorizar su desarrollo profesional, por sobre otros beneficios ofrecidos por la organización, si no se cuidan ciertos aspectos, la capacitación no pasará de un elemento de motivación, en vez de una aportación clara y precisa a la estrategia del negocio.

 

Veamos algunos datos:

 

  • El Centro Nacional para la Calidad de la Educación de la Fuerza Laboral (Lima, Perú) descubrió en un estudio de más de 3100 lugares de trabajo que, en promedio, el crecimiento de 10 % en los niveles de educación de la fuerza laboral generaban 8.6 % de ganancia en la productividad total. Al mismo tiempo, un incremento de 10 % en el valor de los equipos aumentó la productividad en solo 3.4 %.

 

  • Un estudio realizado por HR Mars descubrió que es importante que las empresas consigan empleados habilidosos y capaces para lograr mejores desempeños. Los empleados serán más competentes cuando tengan el conocimiento y las habilidades para ejecutar sus labores. Asimismo, la capacitación corporativa proporciona oportunidades para que los empleados tomen mejores decisiones en su vida profesional, que incluye ser ascendido a mejores puestos en la empresa.

 

  • Un estudio hecho por la Organización Americana de Capacitación y Desarrollo demostró que las empresas que invierten más en el aprendizaje en el lugar de trabajo generaban ventas netas más altas por empleado, ingresos brutos más altos por empleado y un mayor ratio de valor de mercado a valor contable.

Fuente: https://gerens.pe/blog/capacitacion-medida-mejora-productividad-trabajo/

 

Ahora bien, entendida la importancia de la capacitación y su impacto en la productividad, veamos cuatro reglas de oro para asegurar que el presupuesto destinado a este rubro, sea efectivamente lo que debe ser: una INVERSIÓN, jamás una pérdida:

 

  1. Asegurar que los programas de capacitación sean a la medida, adecuados a las necesidades, cultura, nivel, valores y objetivos de la empresa. Es decir: que sea un traje a la medida.
  2. Cuando se contraten los servicios de un tercero, ya sea para todo un programa o tan solo para una plática, elegir a un proveedor que proporcione herramientas de seguimiento, control y aterrizaje de todo lo aprendido en los cursos.
  3. Involucrar a los líderes en los temas en que se está capacitando a su personal, a fin de alinear lo que se aprende en los entrenamientos con la mentalidad y actitudes de los líderes.
  4. Generar herramientas de medición que aseguren que los conocimientos se están poniendo en práctica.

 

 

Contar con colaboradores en constante desarrollo, actualización y conocimiento de las mejores prácticas, es un muy buen camino a la productividad, eficacia, baja rotación y excelentes niveles de competitividad.

 

 

Por: Mónica Huacuja

 

 

 

LEAVE REPLY

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.